CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
10
may
2011
0

Paraísos perdidos, Tailandia

No quedan muchos paraísos por descubrir, lugares auténticos donde la relación entre el viajero y la persona local sea un intercambio sincero de conocimientos y formas de vida.

Cuanto más fácil sea la forma de llegar a los lugares, menos interesantes resultan para buscar la verdadera esencia, así es que a medida que un país ofrece al visitante unas condiciones similares a la de su propio entorno, éste va perdiendo poco a poco su identidad e irremediablemente sus raices.

Al final todo se distorsiona…

Por supuesto que existen muchas clases de turismo, e incluso en los últimos años está apareciendo el denominado “turismo sostenible”, que es aquel que minimiza en todo lo posible el impacto sobre el medio ambiente del turismo masivo.

Lo que está ocurriendo en las increíbles islas del sur de Tailandia, como Phuket, Koh Phi Phi, Koh Samui o Koh Tao, por mencionar algunos lugares privilegiados, es que la mayoría de los turistas que vienen hasta aquí, no les interesa lo más mínimo la manera de vivir de los tailandeses, no hay más relación que la propia relación comercial, no hay intercambio…

Simplemente estamos en un lugar equivocado en unos de los sitios más impresionantes del planeta

Nos llena de indignación ver a turistas (una gran minoría), que vienen a este bello país a buscar prostitución barata, a participar en fiestas nocturnas de alcohol y otras sustancias tóxicas y a contaminar de forma incontrolada estos parajes “patrimonio natural de la Humanidad”.

El ministerio de Turismo de Tailandia reconoce que el turismo masivo está siendo un verdadero problema en los últimos años y que no tardará mucho en tomar medidas que limiten la entrada de visitantes a este entorno inigualable, sin duda una de las mejores noticias que podemos escuchar.

En los próximos días viajaremos hacia el norte del país para llegar a la capital Bangkok y una vez ahí revisar nuestro plan de viaje. Hasta entonces, seguir disfrutando de las magníficas puestas de sol, de la privilegiada vida de vivir sin prisas, y de la saludable cocina thai, todo un descubrimiento…

Desde la Bahía de Ao Nang en dirección a Bangkok

VIAJAMUNDEANDO