CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
12
ago
2010
0

Re-Concilio de Trento

Estamos en la ciudad de Trento (en latín, Tridentum), en la provincia del Trentino-Tirol del sur al norte de Italia. Por sus calles se huele la historia, llena de “concilios y desencuentros”, famosa ciudad conocida por cambiar “el rumbo divino” de la Santa Madre Iglesia.

Después de dejar los Dolomitas y rodar durante tres días por los valles fértiles del Sud Tirol y el Adigio, hemos decidido “hacer un alto en el camino” y callejear por el misterioso centro histórico de Trento.

Nada más llegar a la ciudad y preguntar en la oficina de turismo por algún alojamiento sencillo, se nos cruzó en nuestro camino Marina, una trentina que recién estrenaba alojamiento en la misma plaza del Duomo(en la imagen abajo).

Después de hablar un rato, explicándole que buscábamos un alojamiento más alejado del centro, porque los precios oscilan entre los 100 y 300 euros la habitación, en seguida nos propuso un precio que no podíamos rechazar. Lo menos que podemos hacer es colocar el enlace de su precioso apartamento en pleno casco histórico con vistas a la catedral de San Vigilio. El alojamiento se llama “Al Duomo di Trento”.

No se puede hablar de Trento, sin nombrar el hecho más importante ocurrido en esta ciudad, el Concilio de Trento, un hecho que cambiaría para siempre las creencias y forma de vida de millones de fieles.

El Concilio se celebró en 25 sesiones discontinuas entre los años 1545 y 1563 en la sede de Santa Mª la Maggiore(imagen abajo).

Entre los muchos aspectos que trataron en la Contrarreforma, establecieron las bases de la doctrina católica, apostólica y romana; decretos que por supuesto aún perduran en nuestros tiempos y otros no “gracias a Dios” tales como la celebración eucarística, la existencia del purgatorio, se reinstauró la práctica de la Inquisición para depurar a los herejes, se censuró los pensamientos y escritos contrarios a la fe católica, se publicó una edición definitiva de la Biblia, se aprueban doctrinas como la penitencia, la extremaunción y la comunión, se prohibe el casamiento de los sacerdotes, se prohibe acumular beneficios, obligación de residencia para obispos y curas y se crean los seminarios para la formación de sacerdotes y por supuesto se reafirma la supremacia y poder de la figura del Papa.

En la imagen, frescos del S. XIII y XIV del Castelo del Buenconsiglio, residencia durante siglos de los principes-arzobispos.

Bueno, después de esta entrada “densa” pero interesante os dejamos. Nuestras próximas noticias serán seguramente desde la ciudad de Venecia, vamos a caminar los dos próximos días por la última parte de la Vía Claudia, unos 160 kms. La vía se bifurca en la ciudad de Trento en dos direcciones, una para Verona y otra parte para Venecia. Una vez lleguemos a Venecia y descansar unos días en esta ciudad soñada, iniciaremos el camino de regreso a Munich (Alemania), esta vez en tren para tomar el vuelo que nos lleve de regreso a Madrid.

Desde la religiosa ciudad de Trento y en dirección a Venecia por la Vía Claudia, muchos besos.
VIAJAMUNDEANDO

Tagged as: Italia
Comentarios (0) Trackbacks (0)

No comments yet.

Dejar un comentario

No trackbacks yet.