CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
15
may
2011
1

Entre “mezzes” y narguille. Turqu√≠a

Cuando el Emperador Justiniano entr√≥ por primera vez en la impresionante Bas√≠lica de Santa Sof√≠a (Divina Sabidur√≠a), exclam√≥: ¬° Gloria a Dios, que me ha cre√≠do capaz de construir esta obra, Salom√≥n, te he superado…!. Nosotros simplemente nos quedamos “con la boca abierta”.

Santa Sof√≠a (Aya Sophia en turco), es el monumento m√°s importante de Estambul y ning√ļn visitante puede perderse esta maravilla, patrimonio de la Humanidad.

Fue con el Sult√°n Ahmet I, ya en √©poca del Imperio Otomano y m√°s de 1000 a√Īos despu√©s, cuando orden√≥ construir un nuevo edificio que rivalizara en belleza y grandeza con la de Santa Sof√≠a. Hoy d√≠a aquel edificio se conoce como la Mezquita Azul. El arquitecto Mehmet Aga, consigui√≥ causar el mismo efecto de sorpresa con el exterior que el que obten√≠a Santa Sof√≠a en su interior.

Nuestros d√≠as pasan en esta fascinante ciudad llena de historia y vida, descubriendo nuevos rincones que nos llevan a perdernos por las zonas menos tur√≠sticas de la ciudad como el barrio EdirnekapńĪ, parte occidental de la ciudad.

En esta zona se encuentran la mayor√≠a de los barrios musulmanes de Estambul, las mujeres van vestida con el tradicional hijab, los precios bajan considerablemente en los mercados y es aqu√≠ donde se puede disfrutar del verdadero ba√Īo turco, nosotros lo hemos probado en el Hamman del Sult√°n Mihrimah, junto a la muralla del Emperador Teodosio.

Despu√©s del ba√Īo. con la tensi√≥n arterial por los suelos y en un estado de levitaci√≥n producido por tanto vapor de agua, buscamos refugio en una de la mezquitas cercanas, la de Fatih.

Las mezquitas son buenos lugares para abandonar el bullicioso ritmo de Estambul, son limpias, relajantes, gratuitas y adem√°s son exuberantes.

Por la tarde, cuando el sol va cayendo lentamente por los minaretes de las mezquitas de Sultanahmet y Beyazit, un paseo por el muelle de Eminonu, en direcci√≥n al barrio moderno, no tiene precio. Las gaviotas vuelan desordenadas en un √ļltimo intento de recoger los restos de pescado y los estambulitas abarrotan el puente de G√°lata con sus ca√Īas de pescar.

Por la noche hay que reservar mesa en los populares meyhanes, tabernas turcas con m√ļsica tradicional, nosotros lo hicimos en el meyhane de Sofyali 9, cerca de la concurrida calle Istikal en el barrio de Galatasaray.

Los variados¬†mezze (entremeses) se sirven acompa√Īados de raki y entre los m√°s conocidos: los de berenjenas¬†elaborados de diversas artes, los de tomate, los que contienen pepinos, las cebollas frescas, el queso blanco turco parecido a la feta griega, los tomates y pimientos rellenos de arroz con canela¬†(dolma), el pollo carcasiano (elaborado con una salsa a base de nueces y los mejillones,¬†fava que son un pur√© de habas,¬†√ßńĪroz (caballa¬†ahumada),¬†lakerda (pescado en salaz√≥n),¬†leblebi (garbanzos¬†tostados) y los de aceitunas negras y verdes.

Con esta copiosa cena y buen tabaco de manzana fumado en el narguille turco (shisha o cashimba en otro países árabes), regresamos a nuestro barrio en el distrito de Sultanahmet.

VIAJAMUNDEANDO

Comentarios (1) Trackbacks (0)
  1. Carlos Chacón
    17:06 on marzo 14th, 2012

    Espectacular chicos. Hac√≠a algunos d√≠as que no os “visitaba” y el “reencuentro” no ha podido ser mejor. Ya avisar√©is cuando est√©is por aqu√≠. Un fuerte abrazo.

Dejar un comentario

No trackbacks yet.