CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
26
sep
2011
7

Destino_Madanpur: Ruta de la Amistad (2ª parte), Tibet

Desde la dura Ruta de la Amistad, y tan sólo a 130 kms de la capital nepalí, seguimos aprendiendo de la vida tibetana…


Nos hemos centrado en estos días en los niños de las remotas y olvidadas aldeas del Tibet. Nos sorprenden su madurez, la mirada de adultos que te penetra hasta hacerte sentir mal y es que no podemos dejar de comparar con aquellos otros niños que tienen y exigen de todo para buscar la felicidad.
Estos niños no lloran por ir al colegio, porque sencillamente muchos no van a clases, no se aburren con sus juguetes porque carecen de ellos; desperdician su futuro acompañando a sus padres en las terribles tareas domésticas, recogen trigo a mano o se entretienen saludando a los turistas que pasan a toda velocidad con los todoterrenos marca Toyota.

Pusimos nuestras tiendas para pasar la noche a los pies del paso de Lagpa La, la tarde era perfecta y algunos niños no tardaron en aparecer, curiosos por nuestra presencia se acercaban tímidamente para jugar con nosotros.

Una simple libreta con un lápiz que llevamos para apuntar algunos datos, fue un regalo que no olvidarán en muchos días. Los dibujos nos sirvieron para poder comunicarnos, compartir risas y darnos cuenta de lo desconocido que era para ellos un trozo de papel.

La carretera ha seguido su tónica general de subir metros sobre el nivel del mar, hemos cruzado los pasos de Gyatso La a 5250 m y pronto se asomaban las grandes montañas de 7000 m.

Otra de las grandes anéctodas de estos días, fue a la llegada en New Tingri, a 80 kms del campo base del Everest. Dormíamos esa noche en un modesto hostal tibetano cuando vimos a un hombre de mediana edad tumbado en un camastro, su gesto reflejaba un dolor abdominal fuerte, no podía ponerse en pie y la cara reflejaba la impotencia de una situación así. Enseguida preguntamos para que le atendiera un médico y nos comentaban que el hospital más cercano estaba a 5 horas en autobus, en la ciudad de Shigatse. Hace tan sólo unas semanas en el pequeño pueblo, el gobierno chino había inaugurado un ambulatorio pero desprovisto de todo material sanitario, las medicinas brillaban por su ausencia…
La sensación de impotencia era grande y no nos quedó otra que sacar nuestro botiquín para intentar ayudar, suerte que llevábamos inyecciones para el dolor y Piedad, sin pensarlo ni un segundo y escuchando los gritos de dolor, no dudó en inyectarle un nolotil con valium que dejó al lugareño dormido en unos minutos y preparado para viajar durante la cinco largas horas.

Al cabo de unos días, nos enteramos por teléfono que este hombre tenía un fuerte dolor de apendicitis y que fue operado en el hospital de Lhasa, previo pago de la factura clínica, lo que hace más difícil, si cabe, la complicada vida del pueblo tibetano.

No encontramos en la frontera con Nepal, en el destartalado pueblo de Kodari, mañana cruzaremos a territorio nepalí y atrás habremos dejado las grandes montañas, los paisajes de luz nítida, el altiplano y la olvidada vida de un pueblo que siente un presente incierto, que combate con uno de los climas más duros del planeta y que vive con la humillación diaria de la ocupación china.

Comenzaremos a descender metros en dirección al valle de Katmandú, volveremos a sentir el aire puro y disfrutar de las aguas salvajes que bajan de las montañas. En nuestra retina, ya para siempre, las grandes puestas de sol y las caras curtidas por el frío que emanan dignidad por las personas que habitan este lugar llamado Tibet.

Desde la frontera con Nepal, a 130 kms de Katmandú

VIAJAMUNDEANDO

Tagged as: Tibet
Comentarios (7) Trackbacks (0)
  1. José Ramón
    9:03 on septiembre 27th, 2011

    Gracias, no he visto hasta ahora nada que reflejase tan bien el presente y la realidad de ese pueblo y de lo duro que tiene que ser la infancia en el Tíbet. Mientras, por aquí, hablamos de crísis. ¿Qué crísis? Quizás es la crísis moral en la que estamos inmersos la mayoría de los pueblos “civilizados”. Ánimo y “palante”.

  2. ka
    15:25 on septiembre 27th, 2011

    qué frío chicos, pero ahora ¿todo cuesta abajo? nepalma swagatam

  3. Javier Nistal
    16:19 on septiembre 27th, 2011

    Vaya album de fotos. Y aquí la gente preocupada por la calificación de la deuda española. Me parece que voy a poner esas caritas de nenes de fondo de escritorio para acordarme a diario de lo realmente importante. Animo y suerte para las próximas etapas.
    Saludos desde Gines de Javier y Cristi.

  4. Tita M.
    21:23 on septiembre 28th, 2011

    Impresionante el relato, y de las fotos, que decir, valen mil palabras. Creo que muchos niños malcriados deberian visitar una pais del tercer mundo y ver la vida tan dura de estos niños, las carestias que tienen y sin embargo con que poco se conforman, sonrien mucho mas, y cualquier cosita les hace felices. Pudimos comprobarlo durante nuestro viaje a Egipto. Desde luego les cambio la actitud a mis hijas.

  5. Samu
    9:58 on septiembre 30th, 2011

    Chicos, impresionante ver esa forma de vivir, los paisajes, las zonas,…. aquí es donde se ve la realidad, no en la maldita “caja tonta”. Mucho ánimo desde Béjar!!!

  6. sonia
    21:12 on octubre 1st, 2011

    no sabemos lo que tenemos!!! en general tenemos que apreder a valorar mas y quejarnos menos… me alegro que esteis bien…bss

  7. cris
    11:43 on octubre 11th, 2011

    Hola soy una de las alumnas del colegio C.E.I.P Padre Manjón, mi padre y yo os deseamos mucha suerte y que os lo paséis bien los dos. ¡animo!

Dejar un comentario

No trackbacks yet.