CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
22
ago
2011
2

Destino_Madanpur: La inerte espera, China

Existen diferentes mundos y distintas maneras de entender el tiempo. La vida en las montañas no se puede regir por el reloj que nos marcamos cada día; no existen expresiones como “¿a qué hora sale el autobus?, ¿cuando comemos? o ¿a qué hora llegaremos?…
Hemos entrado definitivamente en los paisajes alpinos, los verdes valles y caudalosos ríos de color tierra que bajan con fuerza de la gran cordillera. Llevamos tres días pedaleando para recorrer poco más de 100 kms, la carretera se ha vuelto “cuesta arriba” y nuestras piernas nos piden otro ritmo para poder disfrutar de las imágenes que se suceden en cada curva.

Los lugareños se quedan totalmente petrificados cuando nos ven llegar con nuestro vehículo de dos ruedas, en seguida saludamos con un 你好你怎么样 (Hola, ¿cómo estás?…) y levanta la mano tímidamente para responder el saludo. China es el país de la “eterna sonrisa” como bien dice nuestro amigo Joseba de “Un lápiz, un dibujo”.

Parece como si el tiempo no pasara por este remoto lugar, las personas eligen el mejor lugar y aposentarse lo más cómodamente posible, se sientan en el suelo, en una piedra o se ponen en cuclillas. No emiten ninguna voz, permanecen en silencio como para no alterar el equilibrio de la naturaleza. A veces tienen los ojos entornados o con la mirada ausente.
Se abastecen de lo que da la tierra y de la cría de animales, el agua no les falta. Cada cobertizo tiene un sistema de recogida de aguas que vienen de las propias montañas. También podemos encontrar pequeños negocios que creemos no influirá en el producto interior bruto de China.

Nos dirigimos hacia el valle de Jiuzhaigou (Paisaje Natural de la Humanidad), en este colorido lugar agotaremos nuestra visa para posteriormente viajar en bus hacia la ciudad de Lanzhou e intentar extenderla para un mes más. No tenemos buenas noticias para entrar en la región autónoma del Tibet y la policía nos molesta en ocasiones con preguntas y haciendo copias de nuestros pasaportes. ¿Por qué tanto secretismo con el Tibet?, ¿qué daño podemos hacer entrando en Lhasa con nuestras inofensivas bicicletas…?.

Desde Bikou en dirección al valle de Jiuzhaigou.

VIAJAMUNDEANDO

Tagged as: China
Comentarios (2) Trackbacks (0)
  1. Tita M.
    3:48 on agosto 23rd, 2011

    Unos amigos que visitaron China este año tuvieron que solicitar la visa para visitar el Tibet antes de llegar a China y una vez en Tibet le adjudicaron un guia par que estuviera con ellos todo el tiempo, segun mis amigos Lhasa esta llena de militares y policias chinos y tenian que andarse con mucho cuidado de no mosquearlos con fotos o miradas. Espero que tengais suerte y podais ir al Tibet sin ningun problema, mis amigos dicen que a pesar de los chinos es un lugar fantastico.
    Gracias por la info..

  2. inma
    17:28 on agosto 24th, 2011

    entiendo vuestra inquietud ante los posibles inconvenientes de entrada en TIBET, llevan medio siglo de conflicto con china, pero confio en que los ireis sorteando con afán y paciencia……..
    disfrutad de las gentes, los paisajes y su cultura…
    queremos seguir contaguiados de vuestra aventura y
    del proyecto escuela en MADANPUR.
    ánimo y pa`lante !!!

Dejar un comentario

No trackbacks yet.