CabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabeceraCabecera
22
may
2019
0

Nadie es profeta en su tierra. Irán

Es justo y necesario escribir esta crónica viajera al regresar por segunda vez a Irán, un país con mala prensa internacional pero que esconde en su gente de a pie, una vida apasionante en forma de hospitalidad desmedida, buenas maneras y dignidad.

La vida de los iraníes  transcurre sencilla, como las estrellas que relucen en las noches despejadas.  Siempre están ahí, rodeándonos, ofreciéndonos su magia sutil; sin embargo, no todos los días nos detenemos a mirarlas ni recordamos que existen.

“Wellcome to Irán”, si necesitas algo toma mi teléfono, cuando llegues a la ciudad te llamará un familiar para que os quedéis en su casa, habéis comido?, podemos visitar el gran bazar de la ciudad, te llevaré sin problemas…

Con el pecho hinchado de esfuerzos, agradecidos, sorientes y tras la burocracía de rigor; Irán aparecía al otro lado. La clave de todo no está en llevar una vida sencilla sino en ser sencillos de pensamiento y saber qué es lo importante. Con los ojos cerrados, no deseábamos nada más, y para ello, basta con que dejemos de medir la felicidad por el dinero que tenemos o dejamos de tener, sino por aquellas cosas sencillas que no cambiaríamos ni por todo el dinero del mundo.

¿Por qué tantos mensajes de precaución, por qué Irán es considerado uno de los países del eje del mal, por qué este país abre titulares de prensa internacional a diario?, ¿será porque Irán tiene una de las mayores reservas de petroleo del planeta o porque cuando desayunas en un concurrido establecimiento, una mujer con su nieta se acerca con la mejor de su sonrisa, regalándote un par de rosas para decirte, bienvenidos a nuestro país?, ¿será peligroso Irán porque puedes dejar tu bicicleta con todas tus pertenencias durante horas en la calle o porque a cada paso los camioneros te ofrecen comida y té?

Esta primera parte de la Ruta de la Seda, ha llegado a su fin y atrás quedan tantas personas que sin ningún interés nos han brindado su ayuda, lo mejor del viaje, los aprendizajes y experiencias. El mundo es extraordinario y la mayoría de todos nosotros tenemos los mismos anhelos y sueños. Respira, ama, sé feliz, disfruta de las cosas sencillas de la vida… Esto es lo único urgente, lo demás, aunque no lo creas es secundario.

Nos quedamos con el placer de una buena amistad, con ese viento embriagador después de una tormenta, con la risa contagiosa de un niño, con los últimos rayos de sol que se ocultan en las montañas, con la satisfacción del esfuerzo y con emplear tu valioso tiempo en lo que te hace feliz.
Seguiremos soñando con nuevas metas, con nuevos destinos llenos de humanismo. Agradecido.

Desde Tabriz.
viajamundeando

Tagged as: i, Irán
7
abr
2019
0

Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo. Turquía

Me levanto cada mañana con una buena cantidad de planes improvisados, con la satisfacción de tiempo bien aprovechado. Tengo esa especie de sensación de euforia calmada, del saber interno de que las cosas marchan, a mayor o menor ritmo, pero funcionan.

Nos adentramos por el interior de la gran Anatolia al ritmo perfecto que te proporciona la bicicleta, las bajas temperaturas de este invierno tardío y la visita al consulado de Irán para la obtención de la visa en Erzurum, nos hacen llegar a esta ciudad moderna e histórica.


Han quedado atrás momentos de emocionante hospitalidad, días de frío, lluvía, puertos de montañas y personas que nos ayudaron en todo momento sin pedir nada a cambio. Es difícil acostumbrarse a las despedidas constantes, diarias..con personas que con toda casi seguridad no volveré a ver jamás y que nos brindaron toda su generosidad, no hay términos medios, o eres hospitalario o no lo eres…sólo hay dos opciones; estar lleno de miedo frente al desconocido o llenos de amor. En los pequeños pueblos del interior, cuanto toca decir adiós, me monto en la bicicleta con pereza y dejo caer lágrimas de pura vida por un rostro agradecido, sereno…


La reflexión de los viajes y la meditación me proporcionan tiempo para “mirar hacia dentro”, llegando una y otra vez a las mismas conclusiones, claramente, no es la situación, el contexto o lo que te toca vivir lo que determina el que te sientas más o menos feliz. El bienestar no nace de ningún logro, de un viaje, de un hijo o de un coche de alta gama. Pasa por tener un sistema de valores muy bien amueblado, enfocarnos en el momento presente, amarnos de forma incondicional y saber apreciar lo que poseemos.

Todo lo que acabamos de enumerar va de la mano. Así, si nos esforzamos por cambiar nuestra filosofía de vida, que en buena parte de nosotros es bastante quejica, y adoptamos esta mirada alegre de la vida, nos percataremos de cómo podemos encontrar la felicidad exactamente donde queramos, lejos de la violencia dialéctica al encontrar diferencias en los demás.


Qué maravilloso es el camino hacia lo desconocido. Viajar “a la velocidad de las mariposas” es una continua adaptación al medio físico y una exposición constante a las personas que aparecen en el camino.


“Sed amables con los forasteros, ya sea que provengan de Turquía, Japón, Persia, Rusia, China o de cualquier otro país del mundo. Ayudadles a que se sientan como en su propia casa, y procurad que sus vidas sean un poco más agradables. Pues esta bondad ayudará a que sean mejores personas cuando regresen a casa”.


Que tu prioridad sea el amor: hacia ti mismo, la vida y los demás.  Capaz de amar lo sencillo, lo humano y a los pequeños detalles. ¿Te animas a ponerlo en práctica?, ¡Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo!


Desde Erzurum en dirección a Agri, Turquía.
viajamundeando.

24
mar
2019
0

Caravasar. Ruta de la Seda (1ª parte), Turquía.


¿Por qué no comenzar hoy mismo?…

Cada vez que vuelvo a la ruta de un gran viaje en bicicleta me siento agradecido por todo lo que significa, volveré a reencontrarme para buscar lo que me hace feliz, me abriré a nuevas formas de vida y de aprendizaje continuo, sin condicionamientos en forma de normas estrictas que nosotros mismos nos imponemos.

Comienza Caravasar, un viaje en bicicleta por el interior de Turquía y que me llevará sin rumbo determinado a tierras caucásicas en Oriente Medio.

Llegué a Ankara, la capital turca donde me esperaba la familia de Jimi y Rose de la plataforma Warmshowers. Al día siguiente se fueron bien temprano al trabajo y me quedé preparando todo el equipo. Me hicieron sentir como en casa. Estaba emocionado por volver a la ruta, con ganas de adentrarme en la Turquía rural y desconocida.

Los preparativos, permisos, visados y miedos quedaban atrás nada más sentir los primero kms en Turquía, un país que en anteriores viajes nos mostró su hospitalidad y la mejor sonrisa.

Los peligros de adentrarse en un mundo desconocido pueden hacernos sentir indefensos y por eso muchas veces no nos atrevemos a lanzarnos. Quizás el camino que más necesitemos tomar sea aquel que está cerrado por el miedo. Detrás de nuestros temores se esconden grandes regalos, como el que nos ofreció una familia del pequeño pueblo de Beynam.

Cada día en los pequeños pueblos, llegamos a la mezquita y preguntamos por el imán para buscar alojamiento. Sin pensarlo un instante nos buscan un lugar para descansar, nos traen cena abundante con la seguridad también que tendremos un variado desayuno a la mañana siguiente.

La simple pregunta o intención de pagar algo les causa sorpresa y aceptar un dinero sería motivo de vergüenza. En occidente, desgraciadamente todo está casi mercantilizado, todo tiene un precio, cuando no nos damos cuenta que uno de los grandes sentidos de la vida es el altruismo.

Nos sentimos afortunados de permitirnos viajar a fuego lento y de transformar el esfuerzo de cada kilómetro en superación y realización personal. La felicidad no duele y por tanto no debe oprimir, ni rozar ni quitar el aire, sino permitirnos ser libres, ligeros y dueños de nuestros propios caminos.

Podríamos decir, casi sin temor a equivocarnos, que una buena parte de nosotros nos adaptamos casi a la fuerza a muchas de nuestras rutinas cotidianas, incluso siendo conscientes de que no nos hacen felices. Es como ir en el interior de una noria que nunca para de girar. El mundo, la vida, acontece nerviosa y perfecta ahí abajo, inaccesible y risueña, mientras nosotros seguimos cautivos de nuestras rutinas.

Mañana cuando comencemos el día, volveré a dialogar con mi mente para que se acostumbre a los cambios, a los riesgos e incluso a las amenazas. Es la mente, la que me susurra aquello de “adáptate aunque no seas tan feliz, porque la seguridad garantiza la supervivencia”.

Se nos olvida, tal vez, que para ser feliz hay que tomar decisiones que nos libren de los zapatos ajustados y atrevernos a caminar descalzos, se nos olvida que el amor no tiene por qué doler, que la docilidad en el trabajo nos acaba quemando y que a veces, hay que hacerlo, hay que desafiar a quién nos somete y salir por la puerta de entrada para crear nuestro propio camino. Nuestra propia felicidad.

¿Qué tal si empezamos hoy mismo?

Desde Kirsehir en dirección a la Capadoccia.

VIAJAMUNDEANDO

8
mar
2015
0

La otra India


Comenzamos nuestro siguiente proyecto viajero, esta vez, para regresar a India y colaborar en un programa educativo en la sección de alumnos/as con discapacidad que la Escuela de Tara desarrolla en Calcuta. La Escuela Tara en Calcuta se encuentra en el barrio de Pilkhana, también conocido por el  aclamado libro de Dominique la Pierre como, “La Ciudad de la Alegría”.

Pero todavía hoy el barrio de Pilkhana, dista mucho de ser un lugar donde nadie merezca vivir. Las condiciones siguen siendo indignas para cualquier ser humano, las numerosas familias, normalmente formadas por 7 a 10 miembros conviven en habitaciones de 5 metros cuadrados, no tienen agua corriente y las letrinas son comunes.

El barrio cuenta con un servicio de recogida de basuras muy pobre y el alcantarillado no está cubierto. Esto provoca un sinfín de enfermedades víricas que afecta especialmente a niños y ancianos. Además, entre las calles de esta barriada se encuentran redes de mafia y explotación. Riesgos a los que está expuesta la comunidad infantil de Pilkhana.


Este año celebramos el X Aniversario de Amigos de Tara en Calcuta con un gran festival donde los niños y niñas de la escuela podrán disfrutar con danzas tradicionales, pequeñas representaciones y películas, recordando y festejando todos los momentos vividos a lo largo de estos 10 años de existencia de Tara School.

Desde la escuela de Tara School en Calcuta.

VIAJAMUNDEANDO

 

Tagged as: India
30
ago
2014
2

La oportunidad de cada día, Portugal

Nunca es tarde para emprender nuevos proyectos, resetear tu camino y querer descubrir horizontes que van más allá de las rutas establecidas porque “vivir por vivir nos acabará matando…”.

Seguimos recorriendo Portugal a fuego lento, descubriendo historias personales y rincones mágicos de un país vecino y hermano en historia y tradición.
Viajar con tu pequeña casa rodante nos hace soñar aún más cerca de las estrellas y evadirte de las masificadas playas veraniegas. Las puestas de sol, momentos ideales para meditar y reflexionar.


Todo el mundo habla de la “felicidad”, palabra que está de moda en las sociedades desarrolladas, porque si no somos felices, ¿para qué puñetas estamos en este mundo?. Constantemente nos atosigan desde diferentes medios que tenemos que ser felices; ¡lee este libro de auto-ayuda para encontrar la felicidad!, ¡cómprate esta televisón de plasma para sentirte como en casa!, ¡haz este curso para sentirte más feliz!, ¡invierte en la tranquilidad de los tuyos con este plan de pensiones!…
¿Nadie se ha parado a pensar que lo que uno necesita puede ser que no lo necesite el otro?, ¿es posible determinar patrones de felicidad en una sociedad cada vez más individualizada?, ¿es conveniente combatir el inmovilismo, la seguridad y el acomodamiento por la incertidumbre, desarrollo personal y el riesgo?.
Conocimos a Ibrahim en el histórico barrio lisboeta de Alfama, un emigrante de Guinea Bissau que nos removió con su historia personal y su ejemplo de supervivencia en la capital lusa. La vida es un juego de prueba y error, todo suma, hay momentos alegres y melancólicos, pero todos los seres humanos deberíamos de tener al menos las mismas oportunidades.


Lisboa es una ciudad interesante, ambigua y muy romántica. A veces rozando lo decadente, y a veces empujando hacia la vanguardia.





Siguiendo por la costa en dirección al cabo de Roca, compartimos ruta durante unos días con Maite y Estíbaliz, compañeras de aventuras y muchas risas. ¡Dejemos de imaginar y pongamos en marcha nuestros sueños!. Nos vemos por el camino…

Ser feliz no es un destino, ni una forma de ser, no son cosas que ocurren o tenemos; más bien es una actitud positiva hacia todo lo que llega a nuestra vida. Nosotros intentamos desarrollar esta actitud positiva a través de cuatro pilares fundamentales:
1) El “yo interior“, esto comprendería la parte mental del ser humano, la reflexión y meditación, el desarrollo de la tranquilidad o lo que otros llaman “paz interior”.
2) El “yo exterior”, basicamente este punto se refiere al cuidado del cuerpo, a cuidar de tu salud a través de una alimentación saludable y a ejercitar tus preciado vehículo que es el cuerpo.
3) Como me relaciono con el exterior, como los demás te ven y te aceptan, mejorar las relaciones personales con tu familia, amigos, compañeros de trabajo y personas en general. Cuanto mejores sean las relaciones con el exterior, mayores son los beneficios en tu propia actitud positiva o felicidad.
4) El “soporte vital”, se refiere principalmente a todo lo que tiene que ver con lo material en tu vida. Cómo conseguir el equilibrio perfecto para buscar un punto de comodidad idóneo en cada uno.

Este último punto sería muy relativo, porque ¿cuál sería el punto ideal de comodidad material para cada uno?. Cierto es, lo que es evidente que en las últimas décadas, el ser humano de los países industrializados ha dedicado casi en exclusiva su tiempo al desarrollo del soporte vital o materialismo en aras de conseguir más felicidad. Y no seremos felices por lo que tenemos sino por lo que hacemos.

Hemos visitados rincones perdidos de Portugal siempre por la costa, pueblos como Óbidos, la bella Sintra, Aveiros, Costa Nova y la ciudad del río Duero, Oporto y sus barrios.

Viajamudeando necesita reposar para preparar nuevos proyectos viajeros, y qué mejor lugar donde hacerlo que desde el corazón de Sierra de Gredos. Estos meses serán de aprendizaje y descanso, de visitas de amigos y familiares. Es tiempo de reflexión y de conservar con mimo lo mejor de nuestras experiencias para seguir creciendo, no olvidando que cada día tenemos una oportunidad única para poner el rumbo correcto a nuestra felicidad…

Desde Galicia en dirección a Sierra de Gredos.
VIAJAMUNDEANDO

Tagged as: Portugal